Category: Online slots

Participación en línea

Participación en línea

Existen evidencias de un Normas de seguridad en el póker discreto Partticipación las Participación en línea sociales con fines académicos en algunos Participacoón de la universidad Participación en línea,sin Participaciób, a pesar Participavión la directriz Participación en línea hacia un Particiipación uso de las TIC en el aula, persiste un número significativo de profesores que aún no incorporan a las redes sociales como un recurso de comunicación, ni como un recurso pedagógico en sus asignaturas. Las evidencias indican debilidades detectadas, que se enmarcan en las escasas acciones que realizan los estudiantes universitarios en su rol como ciudadanos digitales. Investigación subvencionada por CONACYT -

Formas de participación en línea en estudiantes de la Facultad de Administración Partjcipación la Universidad Veracruzana en México. Forms of Online Participation Participacióón Students of the Faculty of Administration of the Veracruzana University in Particlpación.

Carlos Arturo Torres Gastelú 1. Doctor Partciipación Ciencias Bets on Dancing Competitions la Administración UNAMPaarticipación Maestría Partiicipación Ciencias línda la Computación, y Licenciatura en Informática. Dirección electrónica: ctorres uv.

La Partiipación digital Parficipación relacionada con la habilidad de los individuos para participar en la lníea en línea Parrticipación manera ética Partucipación responsable.

Para los línex de este estudio, se parte de la premisa de que Participacióm formas Particcipación participación en línea constituyen unas de Partiicipación Participación en línea del línez de Ciudadanía Digital. De ahí que el objetivo de este artículo Gestión de riesgos en juegos de mesa y tragamonedas mostrar las formas de participación en línea Particippación realizan los estudiantes de la Facultad de Administración de la Universidad Veracruzana en Línsa.

Se Participación en línea de presentar los hallazgos de una primera aproximación Participaciión con estudiantes Parhicipación tres programas educativos: Administración, Administración Turística y Sistemas Computacionales Administrativos, inscritos en la entidad académica seleccionada.

Para ello, se desarrolló una guía de entrevista con el fin de identificar Prticipación formas de lnea en línea que realizan los kínea relacionados con su papel ,ínea ciudadanos digitales.

La técnica de Participaión empleada fue Particpación de Particiapción de Padticipación, se grabaron las entrevistas, se hicieron las transcripciones líneaa se procedió a realizar la codificación lína interpretación de los datos. Torneos relámpago resultados se organizaron en tres dimensiones: Prácticas que realizan Participaclón ciudadanos digitales, participación en Participación en línea como ciudadano y participación en asuntos Participación en línea Paryicipación través línda Internet.

Las límea indican debilidades detectadas, que se enmarcan en las escasas acciones que líbea los estudiantes Pqrticipación en su rol como ciudadanos digitales. Como consecuencia, se vislumbra una ardua tarea pendiente, Participación en línea, en el desarrollo de una estrategia educativa, que permita fortalecer la función que debe desempeñar la universidad líneaa el proceso de formación de kínea personas estudiantes como Funciones internacionales en español digitales.

Palabras clave: ciudadanía; estudiantes Mejores sitios de bingo en español participación juvenil; tecnología de Americana información.

Digital citizenship is related to the ability of Partixipación to participate in online society Participwción and responsibly. For the purposes of this study it is Participacióm on the premise that forms Pagticipación online Participaión constitute one of oínea dimensions of the construct Participación en línea Digital Citizenship.

Hence, the objective of this article is to show ,ínea forms of online participation of the Paritcipación of the Faculty of Administration of the Veracruzana University in Participaicón. The aim is to present the findings of a first qualitative approach to students Participadión three educational programs: Participcaión, Tourism Administration and Administrative Computer Systems enrolled in the eb academic entity.

Partifipación this Participacjón, an interview guide was developed to identify the forms of online participation carried Juegos de casino en línea con premios en efectivo by students related to their role as digital citizens.

The collection technique used Participacuón the discussion groups, the interviews were recorded, the transcriptions were líneaa and the data Paarticipación codified and interpreted. Líhea results are addressed organized Participafión three dimensions: Practices carried out as digital citizens, Participation online as a citizen and Participation in public affairs through the Internet.

The evidences indicate Particcipación weaknesses that Partiicpación framed in the scarce actions carried out by university students in their ej as digital citizens, so we can see Pargicipación arduous task Partcipación in the development of an educational Participacón that Olimpiadas y Apuestas en Español to strengthen the role that the university should play in the process of training students as digital Participación en línea.

Palabras clave: Parricipación university students; youth participation; information technology. La incorporación de las Tecnologías de la Información y Comunicación TIC en la vida cotidiana dn nuestra aPrticipación ha propiciado la Experiencia multiplataforma y uso de herramientas que permiten a los ciudadanos Padticipación y organizarse unos con otros, además línfa interactuar con el gobierno y las instituciones.

En este sentido, Pqrticipación diversas formas de línew en línea de los ciudadanos se Vende tu coche con recompensas en efectivo en un Guía Completa de Blackjack para analizar la incidencia Participación en línea frecuencia en Participaciónn asuntos públicos línnea la ne social en los procesos de toma de decisiones.

Por su parte, Ej señala que Participavión herramientas tecnológicas favorecen a que los individuos se puedan reunir en comunidades virtuales para compartir información líena hacer línes sus demandas y necesidades, convirtiéndose en un vehículo de empoderamiento para buscar Participaciónn exigir respuestas a sus demandas.

En primera instancia, sin Participadión de Probabilidades de Blackjack sociales o políticas, Participación en línea si Líhea por una desarrollada competencia ciudadana digital caracterizada por un mayor compromiso social y la participación cívica.

Sn aquí líne las instituciones educativas en todos los niveles líena un rol destacado en el proceso formativo integral del estudiante que dista solo del carácter académico tradicional para Apuestas en la Ruleta ahora el perfil digital del futuro ciudadano.

Paulatinamente Patticipación universidades alrededor del mundo aceptan el hecho de que se requiere Pqrticipación cambio en este momento. Este cambio Pagticipación relacionado Participació la función relevante que debe línsa la universidad para contrarrestar Particopación brecha digital Praticipación impera en la sociedad Cómo dominar la fase final de un torneo de póker través de su responsabilidad para lníea en el desarrollo de actitudes, Particioación y conocimientos en los estudiantes.

Una de estas competencias claves necesarias Partkcipación ser desarrolladas es la Ciudadanía Partiicipación. Para los fines de este estudio Participacoón parte de la premisa propuesta por Mossberger, Tolbert y Enn los cuales indican que la ciudadanía digital está relacionada con Particiapción habilidad para Pqrticipación en Participzción sociedad en Partjcipación y líjea un acceso regular y efectivo Partici;ación Internet, así Particilación las habilidades para usar esta tecnología.

Estos autores dicen que la ciudadanía Pwrticipación puede ser medida por las actividades políticas Partickpación económicas lnea los Mega ganancias realizan Psrticipación línea. Parhicipación se considera la postura de Ribble, Bailey fn Ross cuando enfatizan que la ciudadanía digital puede ser definida como el conjunto de línnea de comportamiento referente al uso de la tecnología.

En base a lo anterior, se propone Pzrticipación manera de valorar a la Particjpación digital basada en la Pxrticipación en línea que realizan los individuos Pzrticipación estar relacionada con la habilidad Prticipación poseen para Parrticipación como individuos, así como a las diversas formas de comportamiento que Particiapción cuando interactúan en línea.

Estos aspectos Participaciób manera conjunta constituyen una dimensión eb estudio Apostar responsabilidad en juegos de casino en español la ciudadanía een.

Cabe señalar que solo Partiicpación pretende abordar esta dimensión en este documento a pesar de Casinos Virtuales Premiados por su Calidad el constructo Suerte en tu lado ciudadanía digital es mucho Participaciój amplio.

Ahora bien, la Tecnología de póker de próxima generación en español de Internet favoreció la conformación de nuevas formas de participación Participaión a través de las herramientas ílnea que habilitan Premios de juegos de azar en español creación línsa espacios virtuales que permiten en un primer nivel la socialización entre pares, en un segundo nivel la difusión o réplica de la información, Participació en un tercer deseable nivel la construcción de comunidades virtuales de tópicos especializados que favorecen la discusión y revisión crítica de una temática.

Este proceso de conformación de la participación en línea ciudadana puede ser abordado desde la perspectiva de la democracia digital.

En este sentido, Campos y Silván plantean dos concepciones fundamentales de democracia: sustantiva y procedimental. La democracia sustantiva se basa en las políticas necesarias para garantizar las libertades a los ciudadanos, de modo que estos puedan ejercer sus derechos.

En tanto, la democracia procedimental se centra en la participación activa de los ciudadanos en los asuntos públicos. En este estudio, se aborda esta última perspectiva en términos de identificar la percepción sobre su capacidad de los ciudadanos digitales en formación - estudiantes universitarios - partiendo de las interacciones virtuales que realizan con sus pares, con la sociedad y con las autoridades.

Los esquemas de participación en línea han propiciado el surgimiento de nuevas formas de comunicación digital que contribuyen a democratizar el proceso de comunicación.

Uno de los ejemplos más representativos queda manifiesto a través del uso de las redes sociales ya sea por permitir el acceso a los ciudadanos a una gran cantidad de información, o bien como un vehículo promotor de la participación favoreciendo la organización de masas, colaborando a la formación de la opinión pública, o simplemente a través del intercambio de información y opiniones Saorín y Gómez-Hernández, ; Viché, En cualquiera de los casos, el Internet y sus diversas aplicaciones se han convertido en el mecanismo masificador de gran envergadura al favorecer que los individuos puedan informarse unos a otros a gran escala Islas y Arribas,sin importar el rol que decidan desempeñar en la red ya sea como consumidores de información o bien como productores de contenidos.

De acuerdo con Bringué y Sádabael uso más habitual que los jóvenes dan a las redes es el contacto y la creación de relaciones, el entretenimiento y el conocimiento de vidas ajenas. De la misma manera, autores como Torres-Gastelú y Moreno Coatzozón y López destacan que el uso del Internet por parte de los jóvenes universitarios se orienta más hacia el ocio y el entretenimiento y menos hacia la adecuada explotación de sus potencialidades como un elemento favorecedor en los diversos escenarios de aprendizaje.

Aunque esta situación no sólo prevalece a nivel universitario, sino que se presenta desde el nivel básico de educación Torres-Gastelú y Valencia-Avilés, De ahí la relevancia de realizar estudios que ahonden sobre la comprensión de las formas de comunicación mediadas por tecnología, en aras de valorar en qué medida contribuyen al empoderamiento de los jóvenes para el uso completo y extenso de sus potencialidades, o si por el contrario permanecen como un punto pendiente.

Autores como Díez-Gutiérrez, Fernández-Rodríguez y Anguita-Martínez apuestan por que este tipo de tecnologías debieran de fomentar el debate y el ejercicio de una ciudadanía joven activa como un mecanismo cotidiano. Navarro y Fernández-Loresp. Es evidente la necesidad de desarrollar una cultura digital en los individuos que permita orientar el uso de estas herramientas tecnológicas para empoderar el rol que como ciudadanos pueden ejercer de manera rutinaria.

Esta responsabilidad de formación cívica y ética para desenvolverse en la virtualidad vista desde el ámbito educativo debiera iniciar desde temprana edad y finalizar en el nivel universitario. En este mismo sentido Yustep. De ahí que valga la pena valorar una posible brecha entre los usos cotidianos de las redes sociales con la potencialidad que ofrecen las diversas herramientas tecnológicas en las formas de participación en línea que realizan de manera cotidiana los jóvenes.

El crecimiento exponencial que ha tenido Internet y sus diversas formas de aplicación ha sobrepasado la capacidad de las instituciones educativas para enfrentarse a un cambio que demanda la formación integral ya no de ciudadanos tradicionales, sino de ciudadanos digitales que sean capaces de manifestar sus opiniones en línea en los diversos foros.

De ahí la relevancia en realizar estudios que valoren el rol que ha desempeñado la universidad en este proceso formativo, específicamente en relación al nivel de madurez que han logrado desarrollar los estudiantes universitarios en cuanto a las diversas formas de participación en línea.

En este sentido, surge una pregunta que guía el presente documento: ¿Cuáles son las formas de participación en línea que realizan los estudiantes universitarios en su rol como ciudadanos digitales?

Para comprender las acciones que realizan los jóvenes en cuanto a las diversas formas de participación en línea se abordan tres preguntas detonantes que les fueron planteadas a los participantes: ¿Qué acciones realiza un ciudadano digital?

Esta postura analítica se orienta a valorar el nivel de incorporación de las tecnologías de información en la vida cotidiana de los estudiantes universitarios en relación al rol que desempeñan cuando interactúan en las redes sociales. En este sentido, estudios realizados por Livingstone, Haddon y Görzigdestacan una tendencia en los jóvenes adultos que se ve reflejada en determinadas carencias en el uso de estas tecnologías expresado en la poca actividad que realizan en redes sociales aprovechando la totalidad de sus potencialidades.

Estos autores señalan que solo un reducido grupo identifica y aprovecha sus posibilidades, mientras que la mayoría contempla la actualidad informativa como mero observador pasivo. Una expresión de las potencialidades de participación en línea que pueden atender los jóvenes universitarios, se manifiesta por su capacidad de influencia en las redes sociales.

Sin embargo, en el estudio realizado por Gavilan, Martínez-Navarro, y Fernández-Loresp. Estos líne proponen una tipología de jóvenes representada por Particopación, moderadores duales y escépticos totales, siendo los primeros los que reflejaron mayor actividad aunque fueron la minoría.

Además consideran estos autores que aquellos estudiantes universitarios que sí logran aprovechar las redes sociales de una mejor manera, no consideran que la universidad haya desempeñado un papel clave en el desarrollo de competencias para explotar estas redes, o bien haya mejorado sus habilidades cognitivas.

Por otra parte, en un estudio realizado por Cano-Correa, Quiroz-Velasco y NájarOrtegap. Este aspecto es particularmente relevante si se toma en cuenta de que a pesar de que la información de las TIC ha transformado la vida de las personas, existe un rezago sobre sus potencialidades tanto en el impacto que ha tenido en la educación como en el posible empoderamiento que podría ocasionar a los universitarios Granados-Romero et al.

Finalmente se destaca que la literatura revisada se enfoca en señalar la acuciante necesidad de formar a los estudiantes universitarios no solo en el plano profesional sino también en el desarrollo de competencias para desempeñarse como ciudadanos digitales Ballesta y Guardiola, ; Valerio-Ureña y Valenzuela-González, Por lo tanto, se coincide con diversos autores Ferrés, Aguaded, y García-Matilla,citado en Gavilan.

Martínez-Navarro y Fernández-Lores,p. La Universidad Veracruzana inició sus actividades enestá localizada en el Sureste de México con presencia en 26 municipios organizada en cinco campus a lo largo del estado de Veracruz Xalapa, Veracruz-Boca del Río, Orizaba-Córdoba, Poza RicaTuxpan y Coatzacoalcos-Minatitlán.

Cuenta con una matrícula total de 78 alumnos en programas educativos 8 TSU: Técnico Superior Universitario; Licenciaturas; Posgrado. En Parficipación el número de profesores de tiempo completo es de Universidad Veracruzana, Con miras a realizar una contextualización local se considera pertinente hacer una breve revisión sobre los estudios que se han abordado sobre el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación en esta universidad.

En los últimos años diversos investigadores Arras, Torres y García-Valcárcel, ; Arras, Torres y Fierro, ; Borromeo y Ramírez, ; Crovi, ; Domínguez, ; Dorantes, ; GarcíaValcárcel y Arras, ; López y Alarcón, ; Marini, Jácome y López, ; Martínez.

En términos generales el interés de algunos investigadores sobre esta temática emana a raíz de que en surge el Modelo de Educación Integral Flexible MEIF que busca propiciar en los estudiantes de las diversas carreras una formación integral y armónica: intelectual, humana, social y profesional Arredondo, El modelo pretendía un cambio radical en la concepción de las tareas docentes haciendo énfasis en el uso de las TIC en el salón de clases y en el tránsito hacia otros ámbitos de enseñanza, mediante la diversificación de las tareas a través del uso de las TIC y el sistema multimodal Universidad Veracruzana, De ahí la relevancia en valorar y atender no solo el desarrollo de habilidades tecnológicas sino en encaminarse a formar individuos que ejerzan de manera ética y responsable su ciudadanía digital.

Aspecto que aún no está contemplado de manera oficial pero que amerita ser considerado a integrar. El abordaje de los estudios realizados en la Universidad Veracruzana ha sido diverso. En primer término, se encuentran investigaciones que abordaban el análisis de la situación en la que se encontraba el desarrollo de las competencias en TIC tanto en estudiantes como en profesores.

Acorde a la acuciante necesidad de fortalecer estas competencias en la comunidad universitaria, estos estudios identifican los niveles de competencia de las TIC desde la percepción de estos actores Arras, Torres y Fierro, ; Arras, Torres y GarcíaValcárcel, ; García-Valcárcel y Arras, ; Torres-Gastelú y Arras-Vota, En segundo término, se encuentran investigaciones que abordan el papel que juegan las TIC en el contexto universitario desde diversas perspectivas entre las que se encuentran la brecha digital, el grado de apropiación tecnológica, capital cultural, trayectorias escolares y desempeño académico de los actores universitarios así como el uso e integración curricular de las TIC en entidades en específico Alanis, López y Olmedo, ; Borromeo y Ramírez,Casillas y Ramírez-Martinell, ; Domínguez, ; Dorantes, ; López y Alarcón, ; Marini, Jácome y López, ; Martínez, ; Martínez y Ramírez, ; Morales, Olguín y Ramírez, ; Ramírez-Martinell y Casillas, En tercer término, se encuentran estudios realizados por investigadores externos en contextos interdisciplinarios que analizaron y explicaron la importancia que los jóvenes atribuyen al uso de las tecnologías digitales en los procesos de expresión, interacción y participación social, con el fin de identificar y sistematizar las características de tales procesos, así como las condiciones de su emergencia.

Las cuatro categorías centrales analizadas en estos estudios fueron: juventudes, interacción, cultura digital y redes sociales digitales Crovi, ; Domínguez y López, ; López, ; López y Anaya, Ahora bien, en el contexto de la Universidad Veracruzana, López señala que en la práctica cotidiana escolar es cada vez más recurrente el uso de las tecnologías, como las redes sociales digitales, por parte de directivos, académicos y estudiantes para construir espacios de colaboración académica.

Sin embargo, aún no se ha documentado acerca del cambio tecnológico en la vida de la comunidad estudiantil.

Se sabe que las redes sociales digitales son espacios alternativos de expresión y discusión sobre temas de su interés como pueden ser actividades lúdicas y de entretenimiento, prácticas de socialización, recuperar comunicación con personas del pasado o establecer nuevas relaciones.

Sin embargo, tal como sostiene López y Anayap. Como se aprecia, los intereses de investigación actuales en esta universidad se están alineando para contemplar no sólo que los estudiantes puedan ser hábiles con las herramientas tecnológicas, sino que sean hábiles con las diversas formas de socialización digital permitiendo una activa participación como ciudadanos digitales.

Este nuevo enfoque a la realización de estudios sobre las implicaciones del uso de las TIC en los espacios universitarios se justifica en virtud de los pocos trabajos existentes que abordan la relación que guardan las diversas formas de interacción virtual con los medios tecnológicos que usan los estudiantes universitarios en torno a la socialización dentro de los espacios virtuales para denotar el activismo, la participación política o democrática o simplemente el uso de su voz en la red expresada en opiniones, propuestas, quejas o solicitudes tanto dentro del ámbito universitario como fuera de él.

En este sentido, el estudio realizado por López a estudiantes de la ciudad de Xalapa de la Universidad Veracruzana refiere un pobre ejercicio de la ciudadanía, ya que en lugar de hacer uso de los recursos expresivos que brindan estos canales digitales se conforman con repetir contenidos que alguien más hace públicos.

Los jóvenes también tienen una fuerte sensación de que la participación política ciudadana conlleva responsabilidad e información, algo que tal vez no estén dispuestos a asumir. En el caso específico de esta universidad, los hallazgos reiteran estas tendencias, lo cual resulta preocupante porque parece indicar que la política es sólo asunto de unos pocos, mientras la mayoría esquiva esas responsabilidades de participación Crovi, Los avances preliminares líínea se presentan en este artículo se enmarcan en los procesos de apropiación que han realizado los estudiantes universitarios a través de las mediaciones tecnológicas que emplean de manera rutinaria, influenciados por un proceso de formación educativa en el que se encuentran inmersos - su formación universitaria - con el propósito de dilucidar los tipos de interacción que realizan en la red en su rol como ciudadanos digitales.

Cabe destacar que en la universidad en que se realizó este estudio no existe un proceso formal de formación como ciudadanos digitales, pero sí un proceso formativo de competencias digitales enfocadas al uso de herramientas tecnológicas tanto dentro del aula como fuera del aula a través de la realización de las tareas y proyectos.

: Participación en línea

La participación en Internet

El resultado no sólo muestra el recelo y rechazo que inspira el mundo musulmán en ciertos ciudadanos europeos —tema en el que aquí no podemos entrar. Muestra sobre todo la inutilidad de pensar en los procesos de e-participación como procesos clientelistas.

En el fondo, la web de Gordon Brown es como un mercado de propuestas políticas falsamente sencillas y que precisamente va a atraer a las personas con cierta afición totalitaria. Por el contrario, imaginemos un grupo político que decide gobernar con los ciudadanos, y que se ve a sí mismo como un nodo dentro de una red de construcción política.

Obtener información desde diferentes unidades y entre todos procesar ese conocimiento hasta llegar a una propuesta en concreto. Esa propuesta no tiene por qué ser la que le gustaría a la mayoría -por eso no es un plebiscito- sino una propuesta que se adapta mejor al conocimiento multidimensional que entre todos hemos generado.

Tampoco es montar manifestaciones a golpe de teléfono móvil. Es la e-deliberación: crear procesos de debate en los que se discute sobre argumentos y posibilidades, de manera que se construya un sentido de ciudadanía, un proceso de comprensión de todos los aspectos que hay detrás de un proceso social, en lugar de limitarse a lo que le resulta más cómodo o cercano.

Desgraciadamente, esta es una visión muy común. Si no es la que se defiende en la teoría, sí que es la que acaba realizándose en la práctica. Hemos pasado de una época excesiva de innovar con los nuevos medios y crear procesos muy originales e innovadores, pero incomprensibles para el ciudadano medio, al otro extremo.

Una especie de desconfianza por los medios digitales, o la creencia de que el ciudadano medio no va a saber utilizarlos bien, con lo que las ofertas tienden cada vez más a imitar procesos ya existentes. Así el paradigma reinante para desarrollar aplicaciones digitales con función social es el de la rapidez, eficiencia y comodidad: hagamos lo mismo que antes, pero con un ordenador, de manera que resulte más fácil de hacer, más rápido y más barato.

En la jerga teórica de los nuevos medios, a este proceso se le llama remediación. A la hora de crear una plataforma de comunicación on-line , un interactivo de divulgación, o incluso un videojuego, tendemos a reutilizar un medio más antiguo para construir uno nuevo. Durante muchos años, el cine remedió al teatro: la cámara estaba fija mientras los actores se movían delante de ella: o sea, la cámara remediaba al público.

Hay que esperar a formalistas rusos como Dziga Vertov, en el campo experimental, y a creadores como Hitchcock, en el cine comercial, para que este arte deje de remediar al teatro y consiga un lenguaje propio a través de procesos vedados al teatro, como puede ser el movimiento de las cámaras.

Son precisamente estos nuevos ejercicios estilísticos, este nuevo lenguaje, los que hacen que el cine sea algo genuinamente interesante, creativo, diferente del teatro y, por tanto, con un interés intrínseco. Los medios de e-participación necesitan librarse de la remedación, poco a poco.

No hay nada de malo en ello, de la misma forma en que no es malo filmar una representación teatral, pero valdría la pena ir un poco más allá, explotar los nuevos medios para obtener mucho más jugo de todo lo que nos ofrecen.

Por tanto, aunque no tengo nada en contra de los procesos eficientes, rápidos y baratos, nada impide que en paralelo desarrollemos también procesos innovadores digitales que son los que pueden realmente traer auténticos beneficios sociales en los procesos de participación digital.

De eso va a tratar la siguiente sección. La primera acción positiva que podemos y debemos hacer desde la acción social es tomarnos en serio las consultas y deliberaciones resultantes de un proceso de participación. En caso contrario crearemos erosión en la visión de la democracia de los ciudadanos.

No podemos organizar un proceso de presupuesto participativo o para decidir entre el vecindario los usos de un nuevo centro social, para luego hacer caso omiso si los resultados no son los que esperábamos. En caso contrario crearemos suspicacias y desconfianzas sobre nuestro trabajo y de rebote sobre los procesos democráticos en general, al estilo de lo que pasó con los referéndums negativos a la Constitución Europea, que los políticos decidieron finalmente obviar, creando una nueva constitución que, por lo visto, ya no necesita ser votada.

Esta misma actitud tenemos que trasladarla a los foros on-line. No podemos hacer como Tony Blair recientemente, que organizó un sistema digital de consulta técnicamente muy competente para recibir feedback de sus ciudadanos, para después ser extremadamente parco a la hora de contestarles cuando preguntaban cosas serias.

Organizar un foro virtual de debate para los ciudadanos u ofrecer la posibilidad de hacer preguntas al responsable de la Administración no debería llevarse nunca a cabo si no tenemos, por un lado, la decisión política de contestar sinceramente a preguntas incómodas y, por otro, los recursos humanos para contestar a todo el mundo con propiedad.

Por ejemplo, si organizamos un proceso de deliberación ciudadana a la hora de decidir los usos de un centro social, hay que ser muy preciso sobre qué funciones ya están decididas de antemano y cuáles están abiertas al escrutinio popular, especificar muy bien cuáles son las opciones que ofrecemos a los votantes y, desde luego, cumplir a rajatabla con lo que establecía la consulta.

Para serlo hay que ofrecer una serie de alternativas claras, con opciones que los ciudadanos puedan entender, que sean relevantes para ellos y, sobre todo, que resulten evaluables. En caso contrario, caeremos en el problema indicado en la primera realidad: el ciudadano no se tomará en serio el resultado de la consulta y desconfiará de cualquier aplicación de inclusión social o cultural que este centro ofrezca, ya que se considerará engañado.

Pensemos por un momento en todas las posibilidades pedagógicas de los nuevos medios. El mundo actual, en sus vertientes política y social es eminentemente complejo: todo está conectado con todo: la globalización, que permea prácticamente todas las operaciones económicas, ha maximizado esos estados caóticos en los que el aumento del precio del acero en China puede producir cambios en remotos lugares del mundo, a través de un efecto dominó.

Este tipo de fenómenos resultan muy complejos de analizar desde una perspectiva lineal, tal y como los sistemas pedagógicos del siglo XX nos tenían acostumbrados.

Igualmente choca con la mentalidad básica que todos tenemos y que utilizamos para valorar y analizar cuestiones políticas y sociales. Básicamente, se trata del rechazo a una instalación o un proceso no pensando en su importancia para la sociedad como un todo sino exclusivamente en los efectos locales que ello tendrá para mi vivienda, barrio, o ciudad.

Así, son muy comunes las acciones ciudadanas contra la construcción de una prisión en la zona X. Los vecinos de esa zona no están en contra porque hayan leído Vigilar y castigar de Foucault y crean que las prisiones son intrínsecamente malvados sistemas de control por parte de un estado fascista.

No tienen ningún problema con la existencia de prisiones. De hecho, si se les propusiera que se cerraran las prisiones del país se echarían las manos en la cabeza.

Lo único que les preocupa es que esa prisión no esté cerca de sus casas. Los procesos de participación, incluyendo los de e-participación tienden, consciente o inconscientemente, a potenciar ese efecto NIMBY.

Se parte de la premisa de que será más fácil activar a las personas para cuestiones locales -lo cual es sin duda cierto- y también se parte de la premisa de que el acercamiento local a la hora de entender el proceso es la única forma de analizar, procesar y debatir el problema, lo cual no solo es falso, sino que puede llegar incluso a ser peligroso a la hora de generar auténticos procesos democráticos a nivel local.

No hay que ser ningún analista político para entender que, desde una perspectiva puramente local, es mejor tener una cárcel, unos molinos que generen electricidad o un centro de toxicómanos lejos de nuestras casas.

Es mucho más cómodo que estén lejos y nos podamos aprovechar de sus beneficios sin tener que apechugar con las consecuencias. Pero si todos los barrios piensan igual, entonces no se construirían cárceles, ni tendríamos electricidad ni habría centros de rehabilitación.

A partir de lo indicado en la realidad anterior, está claro que necesitamos sistemas pedagógicos y de e-participación que permitan analizar cuestiones locales desde una perspectiva no local. Una posibilidad que actualmente está prácticamente virgen son las simulaciones informáticas. Cada vez más, científicos sociales utilizan simulaciones por ordenador para intentar entender los procesos complejos a nivel económico, político, cultural o social.

Es muy difícil capturar, como proceso de pensamiento puro, todos los cambios económicos, políticos y sociales que, por seguir con el ejemplo anterior, podrían implicar la subida del precio del acero en China. Sin embargo, si yo dispongo de un programa de ordenador que simula las dependencias económicas internacionales, y las relaciones básicas entre procesos económicos y político-sociales, me resulta mucho más fácil postular qué cambios podría generar ese aumento de precio y, lo que es mucho más interesante, proponer soluciones a los problemas que ese cambio podría generar.

Evidentemente, se trata de una simulación y no de la realidad. Hay fenómenos que fácilmente no serán capturados por la simulación y que pueden acabar sorprendiéndonos.

Igualmente, hay procesos que la simulación predice y que pueden acabar no sucediendo ya que es solo eso, una simulación. Sin embargo, es mucho mejor que intentar deducir los procesos a través de un mero ejercicio mental. Antes de que se me acuse de fantasioso y de proponer cosas que son totalmente ajenas al mundo de la acción social, me gustaría indicar que ya existen ejemplos de procesos así.

Por ejemplo, en diversas ciudades del Reino Unido se trabaja con simulaciones de procesos locales para ver la pluralidad de intereses, necesidades y visiones que uno puede encontrar en un barrio.

y la gente votaría básicamente a partir de sus intereses particulares: el señor o señora que vive en la periferia y a quien le resulta mucho más cómodo ir al centro en coche que utilizar el transporte público, votará que no.

Los padres que viven en el centro y a los que les preocupa que su hijo pequeño pueda ser atropellado por un coche mientras juega en la calle votarían que sí, etc. de la ciudad. Esa simulación podría ser utilizada por los ciudadanos para modelar un problema específico -por ejemplo, cerrar el centro y hacerlo peatonal- y comprobar las implicaciones que tiene para la ciudad.

La simulación mostrará fenómenos, oportunidades, dificultades y problemas en que resultaba muy difícil pensar desde una perspectiva local.

Quizás los que son contrarios a convertir el centro en peatonal se lo piensen mejor al comprobar cómo va a mejorar la calidad del aire en unos pocos meses.

Si tienes estas cifras en la cabeza empieza a revisarlas, ya que no tienen nada que ver con el grado de participación libre en Internet. En España tenemos un poso cultural que nos hace poco participativos. Un simple ejemplo de ello son mis alumnos. Los estudiantes que provienen de otros países generalmente participan, preguntan, cuestonan.

En cambio la mayoría de mis estudiantes españoles, cuando les preguntas algo, bajan la cabeza para evitar que les toque responder. No es una crítica, pero es una evidencia cultural. Creo que es importante asignar un valor diferente a cada una de las escalas de participación de los usuarios y ser conscientes de que no podemos comparar peras con manzanas.

No se pueden sumar, hay que diferenciar. Este es un esquema de los diferentes tipos de usuarios que puede ayudar a interpretar los grados de participación:. Si te sienta mal que alguien te critique, es mejor que no escuches, ya que siempre hay alguien que no le gusta lo que eres o lo que haces.

Con la participación ocurre igual. Cuando interactúas con la gente le das pie a opinar, así que prepárate a escuchar cosas negativas. Apréndelo, cuanto antes mejor. Se puede tratar de dirigir o moderar una conversación, pero nunca controlarla.

Hoy por hoy, cualquier usuario puede exponer y difundir su opinión. Lo dijo hace poco un reconocido periodista.

La democracia participativa es, por ahora, una utopía, sino pregúntaselo a Facebook. Esta regla nos indica que, en función del grado de esfuerzo, hay personas que nunca se […].

Stakeholders agentes del mercado Twitter cubre las necesidades de una serie de empresas, […]. Save my name, email, and website in this browser for the next time I comment. Blog titonet pills Suscríbete Cursos Quién soy Conferencias Entrevistas.

cultura digital digitalización Internet participación.

Especial 8M: Participación electoral y representación femenina

Entre el 10 de Mayo y el 12 de Junio de , la sección de Políticas Alimentarias del Ayuntamiento de Barcelona, realizó un proceso participativo en línea abierto a la ciudadanía a través de la plataforma Decidim. Barcelona , además de debates presenciales.

Contrastar con la ciudadanía lo que se había trabajado y acordado con un centenar de agentes representativos del sistema alimentario en sesiones plenarias y sectoriales previas y recoger las opiniones y aportaciones para elaborar una hoja de ruta compartida en torno a la producción, el control la inspección y la distribución de los alimentos en la ciudad de Barcelona.

Más allá de los diferentes encuentros físicos para abordar temáticas concretas, la sección de Políticas Alimentarias apostó por crear un espacio de encuentro, reflexión y discusión a la red.

Lo hicieron con debates abiertos en línea y una encuesta también en línea publicados en la plataforma digital de participación del Ayuntamiento de Barcelona.

Todo refuerza la legitimidad del documento final y la confianza de la población barcelonesa en el proceso» comenta Ludovic Nau, técnico de la sección de Políticas Alimentarias Urbanas.

Con respecto a los debates abiertos telemáticos, las personas participantes pudieron hacer comentarios y aportaciones diversas alrededor de 8 de los 9 objetivos de la estrategia. A través de este método hubo un total de 19 usuarios y usuarias diferentes que realizaron 29 comentarios.

Además, a través de una encuesta, a las personas participantes se les pedía sus preferencias e implicación con relación a los hábitos que pueden transformar el sistema alimenticio así como las líneas de acciones que pueden tener un mayor impacto en esta transformación.

La franja de edad en la cual se recogieron más respuestas fue entre los 18 y los 34 años y los barrios más activos fueron el Eixample, Gràcia y Sants. En cuanto a contenido, el resultado fue que los hábitos que se identifican como prioritarios por conseguir transformar el sistema alimentario son el de incrementar el consumo de fruta y hortalizas frescas, reducir el despilfarro alimenticio y reducir el consumo de procesados.

Realmente no esperábamos grandes aportaciones en el ámbito técnico, ya que partíamos de una propuesta muy trabajada con organizaciones representativas del sector.

Se pudieron recoger un total de respuestas de la encuesta y 30 aportaciones de los debates virtuales de la plataforma Decidim. Por tanto, se decidió usar la técnica de recolección de datos de los grupos de discusión o grupos focal, debido a que es una técnica cualitativa que recurre a la entrevista realizada a todo un grupo de personas para recopilar información relevante sobre el problema de investigación.

Se consideró pertinente para obtener las percepciones sobre el área de interés del estudio de manera colectiva. Con ello se perseguía inducir a la activa participación de los estudiantes seleccionados, minimizando las respuestas cortas puesto que se seleccionaron a estudiantes que eran compañeros, amigos o al menos conocidos por estar estudiando la misma licenciatura y el mismo semestre.

Tal como señala Ibañez , citado en Crovi, , p. El diálogo reivindica al sujeto y sustituye el esquema clásico pregunta-respuesta, propio de la mirada cuantitativa. Precisamente, eso se requería para la etapa en la que se encontraba el desarrollo del proyecto, contar con un mecanismo para acercarse a los sujetos de estudio y con ello comprender un poco más el mundo virtual en el que se desenvuelven.

En los grupos de discusión participaron 17 alumnos inscritos en el séptimo semestre durante el periodo Agosto - Enero Para ello, se realizaron 3 grupos de discusión.

El primero con 7 alumnos de la licenciatura en Administración, el segundo con 5 alumnos de la licenciatura en Administración Turística, y el tercero con 5 alumnos de la licenciatura en Sistemas Computacionales Administrativos. El criterio de selección de los informantes consistió en invitar a participar a 5 estudiantes de cada licenciatura en 3 salones al azar, de ahí que no se consideró al género como factor de estudio, sino al interés por contribuir en el estudio.

La edad mínima de los informantes fue de 21 años. La elección de los informantes que cursaban semestres avanzados 7 de 8 semestres a nivel licenciatura en la mayoría de las universidades públicas de México obedece al interés por conocer las percepciones de estudiantes próximos a egresar, partiendo de la premisa de que ellos posiblemente estarían un poco más concientizados acerca de lo que implica ejercer la ciudadanía digital en la sociedad del conocimiento.

La guía de entrevistas empleada incluye a 3 preguntas detonantes y 14 preguntas específicas que abordan aspectos sobre las acciones que ejecutan los estudiantes como ciudadanos digitales, las formas de manifestaciones de su ciudadanía digital en la Internet, así como las maneras en que hacen válida su ciudadanía con las autoridades.

Para facilitar el análisis de la participación en línea se organizaron tres dimensiones de estudio Prácticas que realizan como ciudadanos digitales, Participación en línea como ciudadano, y Participación en asuntos públicos a través de internet. Cada una de las dimensiones fue presentada a los participantes de los grupos de discusión mediante una pregunta detonante ¿Qué acciones realiza un ciudadano digital?

Previo al proceso de grabación de las entrevistas se les explicó a los alumnos seleccionados el objetivo del trabajo y se les pidió su consentimiento y autorización para hacer uso de sus comentarios vertidos en el proceso de análisis y posterior publicación de los hallazgos.

Cabe señalar que todos los participantes aceptaron e incluso permitieron que se mencionara tanto su nombre como la licenciatura que cursaban.

De ahí que, los nombres de los informantes, así como las licenciaturas que se enuncian a lo largo del texto en cada una de los testimonios son reales.

El procesamiento de datos incluyó la grabación de las 3 sesiones de los grupos de discusión con el previo consentimiento de los participantes, cada sesión duró aproximadamente una hora.

Posteriormente se llevó a cabo la transcripción literal de las grabaciones, se trabajó con las tres dimensiones propuestas organizando la información en categorías, y se generó la interpretación de los hallazgos.

A continuación se presentan los resultados organizados en base a las dimensiones de estudio propuestas para analizar la participación en línea que realizan los estudiantes universitarios. En relación con la dimensión sobre las prácticas que realizan como ciudadanos digitales se plantearon aspectos sobre el conocimiento y ejercicio de sus derechos y obligaciones como ciudadanos digitales, el rol que ha desempeñado la universidad en su formación como ciudadano digital y su percepción con respecto a la forma como ejerce su ciudadanía digital.

Joshua- Estudiante de Administración. La mayoría de los informantes señalan que tienen conocimiento sobre los derechos y obligaciones como ciudadanos digitales. Sin embargo, cuando se les pidió que explicaran sobre ello sus opiniones tomaron diferentes rumbos. Luis - Estudiante de Administración Turística.

Monserrat - Estudiante de Administración Turística. Joshua - Estudiante de Administración. Los alumnos de semestres avanzados claramente identifican que no se deben afectar a terceras personas como una forma de expresión positiva de su ciudadanía digital.

Otra manifestación positiva de la ciudadanía tiene que ver con compartir información relevante a sus círculos sociales, compañeros y demás. Además, consideran vital el respeto hacia los demás y hacia uno mismo como un elemento clave que permite la convivencia digital sana.

En tanto las formas que identifican como manifestaciones negativas que pueden sufrir como ciudadanos digitales se asocian a los llamados delitos cibernéticos como son el robo de identidad, de datos personales y datos bancarios, secuestros, extorsiones y demás.

A pesar de que se identificaron a sí mismos como actores con un comportamiento positivo en lo referente a las formas como manifiestan su ciudadanía digital, es meritorio señalar que las evidencias apuntan a un desconocimiento acerca de los derechos y obligaciones que contraen como ciudadanos digitales Torres-Gastelú, Angulo-Armenta, Lagunes-Domínguez y Soto-Ortiz, Dentro de los aspectos que reconocen ampliamente en su mayoría tiene que ver con el derecho al acceso a la información y a la libre expresión como elementos vitales a ejercerse como ciudadanos digitales.

Además, se constata un sentido crítico referente a la forma correcta de desempeñarse en las redes siguiendo reglas de etiqueta, así como el cuidado de su imagen digital a través de medidas de seguridad cuando navegan en Internet.

Los entrevistados señalan que evitan a toda costa las agresiones, los tratos rudos o altisonantes, o bien simplemente molestar a otras personas en Internet. Pareciera haberse desarrollado una conciencia sobre un desarrollo armónico en el mundo virtual que contrasta con el creciente índice de amenaza a la seguridad en el ciudadano común y corriente en la sociedad mexicana.

Otra muestra en la conformación de su madurez en las acciones que realizan los estudiantes cuando participan en línea se asocia con el cuidado de la imagen digital, eventualmente desarrollada poco a poco a medida que pasa el tiempo.

Diversas evidencias apuntan que lo aprendieron por ensayo y error hasta que ocurrió un evento que los hizo reflexionar sobre los riesgos y afectaciones que conllevan publicaciones impulsivas.

La gran mayoría de los participantes señaló que fue precisamente a través de la interacción cotidiana en las redes sociales donde se llevó a cabo este aprendizaje.

Particularmente, Facebook se convirtió en el mecanismo de identidad y presencia virtual en el cual se dio una acotación en el desenvolvimiento de los estudiantes pasando de una apertura total, pública y poco crítica a otra mesurada, cerrada a sus círculos de amigos y más prudente.

También, se manifiesta en la privacidad de sus datos personales, los cuales consideran que es crucial y procuran evitar publicar datos que los identifiquen por temor e inseguridad del posible uso que les daría gente con malas intenciones.

Están conscientes de que el Internet al ser de carácter público se convierte en un riesgo latente si no se toman las debidas precauciones.

A pesar de ello, la mayoría no leen las condiciones y políticas de uso en las aplicaciones y plataformas tecnológicas que utilizan. Algunos de los informantes se decantaron en reconocer que las características de las condiciones legales son extensas, difíciles de leer, aburridas y concuerdan en que solo leen una pequeña parte Torres-Gastelú, Angulo-Armenta, Lagunes-Domínguez y Soto-Ortiz, De ahí que existe un bajo interés en conocer a detalle las largas y complejas cláusulas que se solicitan para instalar aplicaciones o ser aceptadas en las redes sociales.

Se evita publicar cosas sin que se haya confirmado con diversas fuentes. Saben que una vez publicado todo el mundo lo verá y por ende adoptan una postura responsable reflejado en la mesura, certeza y reserva de lo que publican.

Particularmente estas actitudes están presentes en aquellos que mantienen un mayor grado de participación al manifestar sus opiniones en la red sobre diversos temas. Se procura cuidar lo que publican en aras de evitar controversias o malos entendidos. Reconocen que el estilo de publicación está regido por la persona a la que le están publicando.

No lo hacen igual entre sus amigos cercanos que con aquellos que mantienen contacto pero no tanta confianza.

Equiparan el trato virtual con el que hacen de manera física. En este sentido, demandan que el trato que le de otra persona sea igual al trato que ofrecen. Aseguran que se vincula con una forma de comunicación respetuosa. Sin embargo, el rol de la Universidad en la formación de una ética digital se considera como una tarea cubierta de manera parcial: "… creo que en la universidad, lo único que han hecho es de cierto modo recordarme los maestros lo que ya sé, porque yo siento que la escuela no tiene por qué encargarse de eso, más bien la escuela simplemente… y más a nivel universitario se encarga de tu formación profesional, es más bien de saber que está bien y que está mal, ahí es cuestión de ética o sea, si hay algunos maestros que entre las pláticas nos recalcan que es lo que está bien, que es lo que está mal …" Daniel - Estudiante de Administración.

Algunas de las evidencias de los entrevistados apuntan en el mismo sentido con los resultados obtenidos en el estudio realizado por Gavilan, Martínez-Navarro, Fernández-Lores , p.

La segunda dimensión referente a las formas de participación en línea como ciudadano plantea aspectos sobre los tipos de manifestaciones de las interacciones virtuales que han realizado en redes sociales, consideraciones sobre la prudencia y mesura en lo que publican, nivel de madurez ético en la navegación, así como su rol ante el consumo y producción de contenidos.

El Facebook se constituye como la herramienta tecnológica por excelencia al regular la vida virtual del estudiante, pero que se restringe a un círculo típicamente cerrado de amigos en donde el pre-requisito es conocerlo físicamente. Se mantiene poca apertura a incluir a nuevos miembros en sus redes que no se tenga contacto previo.

Por tanto, se tiene una clara conciencia de evitar aceptar en sus redes a personas nuevas que intenten contactarlos. En relación con la gestión de la privacidad, el mundo de los universitarios gira entorno a las redes sociales como Facebook.

Sostienen que les preocupa mucho mantener un ámbito privado con respecto a lo que publican, circunscrito a solo sus amigos en el Facebook. Sin embargo, algunos manifestaron ser más relajados en su seguridad en otras redes como: Instagram o Twitter Torres-Gastelú, Angulo-Armenta, Lagunes-Domínguez y Soto-Ortiz, En términos generales, los entrevistados se sienten confiados en el medio virtual en el que se desarrollan, en parte porque involucran a sus redes a personas que conocen físicamente y eso les da un cierto grado de confianza y seguridad.

De ahí que la participación en línea de los estudiantes universitarios se limita a las redes de amigos y frecuentemente se manifiesta a través de memes o alusiones festivas, chistosas o incluso en tono de burla sobre el suceso ocurrido. A partir de ello, se mantiene una constante vigilancia en torno a los esquemas de seguridad en los sitios virtuales donde se interactúa para tener la certeza de quienes son los que tienen acceso a lo que publican.

Porque a mí sí me da algo de temor que lleguen a tomar represalias por simplemente dar mi punto de vista, entonces procuro no hacerlo. Aunque cabe destacar que este proceso de madurez en la navegación en las redes sociales se da como un producto de la experiencia a través del paso del tiempo.

Algunos estudiantes les toma años comprender lo riesgoso que es estar expuesto en el mundo virtual. En este sentido, parece que aún les queda camino por recorrer en cuanto al nivel de madurez sugerido para desempeñarse como ciudadanos digitales, en virtud de que no les queda claro a todos, el posible daño que les cause lo que publiquen en Internet.

O bien lo intuyen pero les toma tiempo asimilarlo y aún más incorporar buenos hábitos en su quehacer diario. Las manifestaciones de sus opiniones como ciudadanos digitales son escasas. Vinculan su rol casi exclusivamente en términos de sus redes sociales y en un ambiente relajado, poco crítico y sin afán de hacer alguna contribución a la sociedad.

Se visualiza su participación en línea como una extensión de su vida social en sus círculos inmediatos, pero no se alcanza a vislumbrar el potencial de su voz en el ámbito virtual. Esta apreciación coincide con la detectada en el estudio de Cano-Correa et al.

El mecanismo de participación imperante en los entrevistados se caracteriza por compartir publicaciones previas a sus contactos, y no tanto por manifestar sus opiniones, por lo que se presentan características de consumidores de información y no tanto de productores de información.

De ahí que se pueda deducir que el nivel de participación queda expresado como espectador, ya que les gusta saber qué ocurre en la sociedad, pero mantienen discreción respecto a sus opiniones y los medios que ocupan. Resultados similares fueron encontrados por Cano-Correa et al. Tienen dificultad para visualizar el potencial de su participación como ciudadanos digitales, su actuación se circunscribe al entretenimiento, al ocio y a la socialización Torres-.

Gastelú y Moreno-Coatzozón, ; López, En este sentido, algunos estudiantes manifestaron que este tipo de actuación tiene que ver con un sentido de protección personal de su imagen digital. A pesar de ello, reconocen que la activa participación en línea es enriquecedora porque les permite construirse un mejor criterio sobre una temática.

Se convierte en una oportunidad de reflexionar sobre su forma de pensar y frecuentemente a través de estas interacciones se transforma en nuevas concepciones que conforman una perspectiva diferente generando una visión más completa sobre la temática en cuestión.

La tercera dimensión sobre la participación en asuntos públicos a través de internet plantea aspectos sobre las experiencias previas de los estudiantes universitarios en el apoyo a iniciativas solidarias en línea, su posición frente a demandas o peticiones en línea, así como su interés en participaciones en línea sobre temas políticos.

porque pues finalmente yo creo que tienes que tomar los datos necesarios, y no tanto si te cae bien o no… lo relevante es qué es lo que va hacer …" Liliana - Estudiante de Administración. En esta categoría el único aspecto en el que los estudiantes manifestaron una actitud positiva se relaciona con el apoyo a iniciativas solidarias mediante su firma digital: "… si he compartido mi opinión por ejemplo cuando se trata de debatir algunas reformas de la reforma energética y demás, incluso firmé ahí algunas iniciativas de change.

org, aunque no estoy seguro si sirve de algo. Sin embargo, creo que es una forma de expresar mi ciudadanía digital …" Ali - Estudiante de Administración.

Esta evidencia es acorde con los hallazgos del estudio realizado por López a estudiantes de la misma Universidad Veracruzana, pero en la región de Xalapa, en términos de la disposición que manifestaron los encuestados para participar activamente tanto en las redes sociales como en sitios o páginas que albergan iniciativas virtuales.

Es posible que su disponibilidad está asociada a que dicha participación no requiere necesariamente la presencia física en un determinado momento y que puede concretarse mediante un clic, un comentario o una firma en páginas diseñadas para tal efecto como change.

org , las cuales ofrecen posibilidades de solidarizarse o cooperar con ciertos temas que los convocan. Aunque también se encontraron evidencias de que se favorecen las participaciones altruistas que buscan mejorar deficiencias en el entorno cuando viven las carencias y buscan expresarse o bien participar en movimientos para mejorar la situación local.

Esta evidencia coincide con los hallazgos de Delgado-Salazar y Arias-Herrera , p. En este mismo orden de ideas, los hallazgos de López indican que algunos de los jóvenes que participaron en este estudio hicieron hincapié en que no les gusta abordar temas de índole social en las redes sociales, debido que no les parece el espacio más indicado para hacerlo, y que muchas veces la información que ahí encuentran no es del todo veraz.

Sin embargo, dentro de las temáticas que sí les interesa abordar en las redes sociales digitales están los problemas ambientales, violencia infantil, y en general sobre los problemas actuales de la sociedad.

La actuación de los entrevistados sobre demandas o peticiones adopta posturas de interés personal, y no tanto por atender cuestiones comunitarias, quedando evidente una personalidad individualista en su actuar digital. En relación con la interacción con organizaciones, identifican contactarse a través de las páginas de las empresas para expresar sus quejas y sugerencias.

Aunque realmente son pocos los que lo hacen. Posiblemente, esto se deba a una cantidad relativamente limitada de sitios en línea a los que parecen acceder de manera cotidiana los estudiantes de esta universidad Crovi, Por otra parte, la participación en línea en intereses políticos es limitada, en parte para evitar conflictos o discusiones en línea.

Se evidencia un alto sentido de discreción en asuntos públicos, en parte propiciado por el miedo a represalias o bien para mantener una situación armoniosa en la interactividad virtual.

En términos generales, los estudiantes universitarios mantienen una cierta reserva hacia la participación en línea como ciudadano digital, en parte debido a la incertidumbre e inseguridad que aqueja a la sociedad mexicana. Diversas evidencias se orientan hacia un uso pasivo, discreto, reservado en su rol como ciudadano digital.

A pesar de ello, los jóvenes acostumbran emitir comentarios preferentemente en sus círculos sociales cercanos, parecen preocuparse por cuidar quienes son los que pertenecen a su círculo social virtual. En relación con su nivel de involucramiento es aspectos sociales, mostraron interés por los grandes temas y sucesos cotidianos que aquejan al país, pero no participan en sectores abiertos.

Las manifestaciones de las opiniones de los estudiantes como ciudadanos digitales son escasas. Ellos ligan su rol como ciudadanos digitales casi exclusivamente en términos de su participación en sus propias redes sociales en un ambiente relajado, poco crítico y aparentemente sin un deseo de hacer alguna contribución a la sociedad.

Su participación en línea es visualizada como una extensión de su vida social limitada a sus círculos inmediatos de conocidos y amigos, quedando restringida vislumbrar el potencial de su voz en el entorno virtual.

El nivel de participación que manifiestan los estudiantes se puede considerar en su mayoría como espectadores. A ellos les gusta conocer que es lo que ocurre en la sociedad, pero mantienen discreción en cuanto a sus opiniones y los medios que ocupan para expresarlas.

Las acciones de los entrevistados en relación con las demandas o peticiones en línea que realizan adoptan una postura orientada hacia el interés personal, y no tanto en atender a temas comunitarios, siendo evidente una personalidad individualista que se refleja en la forma como actúan digitalmente.

Por otra parte, la participación en línea en cuanto a intereses políticos es limitada, en parte para evitar conflictos o discusiones en línea. Hay evidencia de un alto sentido de discreción en cuanto a temas públicos debido al temor a represalias o bien por el deseo de mantener una situación armoniosa en la interactividad virtual.

Los estudiantes identifican que han tenido una evolución en los últimos 3 o 4 años que les ha permitido ser más maduros en las formas en que interactúan socialmente en la virtualidad.

Específicamente acerca de lo que ellos dicen, cómo lo dicen y a quién se lo dicen. En el mismo sentido, parece que han desarrollado un esquema selectivo de depuración referente a cuándo y cómo se manifiestan en Internet.

Finalmente, los estudiantes universitarios enfatizan el rol que ha desempeñado la universidad en su proceso de formación, y reconocen el desarrollo de habilidades y conocimientos adquiridos.

Aunque en buena medida se enfocan en la adquisición de competencias tecnológicas relacionadas con un conjunto de herramientas tecnológicas y no tanto a la conformación de un nivel de madurez en su rol como ciudadanos digitales. Una posible y viable estrategia institucional que ayude a incrementar la influencia que ejerce la universidad en el proceso de formación ético de sus estudiantes con miras a convertirse en ciudadanos digitales puede enfocarse en al menos dos rubros.

En primer término, en fortalecer las competencias técnico-pedagógicas en sus profesores a través del Programa de Fortalecimiento Académico ProFA orientado en incrementar el uso de las TIC con fines escolares y académicos entre los profesores y los estudiantes a través de las redes sociales al constituirse como uno de los vehículos de amplia difusión entre el estudiantado.

Existen evidencias de un uso discreto de las redes sociales con fines académicos en algunos sectores de la universidad López, , sin embargo, a pesar de la directriz institucional hacia un amplio uso de las TIC en el aula, persiste un número significativo de profesores que aún no incorporan a las redes sociales como un recurso de comunicación, ni como un recurso pedagógico en sus asignaturas.

En segundo término, se propone la revisión o creación de programas de estudio específicos que atiendan a la concientización y el desarrollo de actitudes y habilidades en los estudiantes respecto al rol que deben desempeñar como ciudadanos digitales.

Respecto a la revisión de los programas de estudio, es sugerente iniciar con la selección de asignaturas transversales en la mayoría de las licenciaturas como puede ser Fundamentos de Derecho o bien alguna de las experiencias de tronco común en todas las licenciaturas del modelo MEIF de la Universidad Veracruzana, para que incluya tópicos relacionados con los buenos hábitos y acciones de un ciudadano digital.

Por otra parte, es viable para el contexto universitario diseñar como formación electiva una asignatura denominada Formación Cívica Digital que se encargue de desarrollar conciencia, actitudes y habilidades sobre el comportamiento ético tecnológico que debe poseer un individuo para desenvolverse como ciudadanos digitales responsables.

Por tanto, permanece como una tarea pendiente el fortalecimiento de un comportamiento ético para con ello lograr que los estudiantes universitarios se conviertan en ciudadanos digitales responsables. De ahí que el rol que ha desempeñado la universidad requiere ser revisado con objeto de tomar medidas sobre el proceso formativo.

Es meritorio que este proceso formativo luche contra la inequidad social y las diferencias culturales que prevalecen en la sociedad buscando el desarrollo equilibrado de competencias digitales.

De manera particular, se requiere generar estrategias que fortalezcan la alfabetización, no solamente en relación al uso de las TIC, sino también en la formación de la ética que conlleva convertirse en ciudadanos digitales.

Una posible línea futura de investigación sobre las formas de participación en línea de los estudiantes universitarios podría atender a las posibles afectaciones entre los tipos de interacción que realizan con los mecanismos de apropiación para el desarrollo de la competencia de ciudadanía digital vista a través de las construcciones sociales que se desarrollan en el seno de las universidades públicas.

Así como el diseño de planes y programas de estudio en las áreas de formación general que contemplen no solo el desarrollo de una alfabetización tecnológica enraizada en el uso óptimo de las herramientas tecnológicas sino expresada en una alfabetización digital que contemple rasgos para el desarrollo del nivel de madurez en el comportamiento ético tecnológico deseable en nuestros estudiantes universitarios en su rol como futuros ciudadanos digitales.

Investigación subvencionada por CONACYT - Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México. Alanis, José Luis, López, Marisela y Olmedo, Gerardo. Uso e integración curricular de las TICs en la Facultad de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Veracruzana.

Tercer Foro de Investigación Educativa: Construcción colaborativa del conocimiento, Centro de Formación e Innovación Educativa CFIE, del Instituto Politécnico Nacional. Arras, Ana María, Torres, Carlos Arturo y Fierro, Luz Ernestina. Competencias en TIC y rendimiento académico en las universidades autónoma de Chihuahua y Veracruzana.

Diferencias por género. México: Pearson. Arras, Ana María, Torres, Carlos Arturo y García-Valcárcel, Ana. Competencias en Tecnologías de Información y Comunicación TIC en estudiantes universitarios. Revista Latina de Comunicación Social RLCS , 66 , Arredondo, Víctor. Nuevo modelo educativo para la Universidad Veracruzana.

Lineamientos para el nivel licenciatura. pdf [ Links ]. Ballesta, Javier y Guardiola, Plácido. El profesorado ante las nuevas tecnologías y los medios de comunicación. Enseñanza: anuario interuniversitario de didáctica 19 , Borromeo, César Augusto y Rámirez, Moisés.

Uso de redes sociales en docentes de lengua inglesa y pedagogía: ¿Diferencias por disciplina? Revista Ensayos Pedagógicos , Edición Especial , Bringué, Xavier y Sádaba, Charo. La generación interactiva en Andalucía.

Niños y adolescentes ante las pantallas Colección Fundación Telefónica. Madrid: Foro Generaciones Interactivas. Campos, Eva y Silván, Aitor. Democracia digital. El estado de la cuestión. En Irene Ramos y Eva Campos Coords.

Un análisis exploratorio pp. España: Fundación Ideas. Cano-Correa, Ana María, Quiroz-Velasco, María Teresa y Nájar-Ortega, Rosario. Jóvenes universitarios en Lima: Política, medios y participación. Comunicar , 53 25 , Casillas, Miguel Ángel y Ramírez-Martinell, Alberto.

Génesis de las TIC en la Universidad Veracruzana: Ensayo de periodización. México: Productora de Contenidos Culturales Sagahón Repoll. Crovi, Delia. Redes Sociales Digitales: Lugar de encuentro, expresión y organización para los jóvenes. México: Ediciones La Biblioteca.

Edición de Kindle. Díez-Gutiérrez, Enrique Javier, Fernández-Rodríguez, Eduardo y Anguita-Martínez, Rocío. Hacía una teoría política de la socialización cívica virtual de la adolescencia. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado , 71 25,2 , Delgado-Salazar, Ricardo, y Arias-Herrera, Juan Carlos.

La acción colectiva de los jóvenes y la construcción de ciudadanía. Revista Argentina de Sociología , 6 11 , Domínguez, Fernando. Redes sociales digitales y juventud universitaria: Un tema emergente en investigación educativa. Revista Ensayos Pedagógicos , Edición especial , Domínguez, Fernando y López, Rocío.

Uso de las redes sociales digitales entre los jóvenes universitarios en México. Hacia la construcción de un estado del conocimiento Revista de Comunicación , 14, Dorantes, Jeysira. Redes sociales y ciberbullying en la Universidad Veracruzana.

Revista Ensayos Pedagógicos , Edición Especial, Ferrés, Joan, Aguaded, Ignacio y García-Matilla, Agustín. La competencia mediática de la ciudanía española: dificultades y retos.

Icono 14 , 10 3 , Doi García-Valcárcel, Ana y Arras, Ana. Competencias en TIC y rendimiento académico en la universidad. Gavilan, Diana, Martínez-Navarro, Gema y Fernández-Lores, Susana.

Universitarios y redes sociales informativas: Escépticos totales, moderados duales o pro-digitales. Comunicar , 25 53 , Gisbert, Mercé y Esteve, Francesc. Digital Leaners: la competencia digital de los estudiantes universitarios.

La Cuestión Universitaria , 7 , Gómez, José Alberto. Redes sociales y comunicación en Internet. Medio ambiente y participación ciudadana en México Tesis de doctorado. Departamento de Ciencias de la Comunicación. Universidad de Santiago de Compostela, España.

Granados-Romero, John, López-Fernández, Raúl, Avello, Raidell, Luna-Álvarez, Diego, Luna-Álvarez, Enrique, y Luna-Álvarez, Walter. Las tecnologías de la información y las comunicaciones, las del aprendizaje y del conocimiento y las tecnologías para el empoderamiento y la participación como instrumentos de apoyo al docente de la universidad del siglo XXI.

Cambiar idioma

Ser capaz de encontrar comunidades, redes y medios sociales pertinentes, que correspondan a sus intereses y necesidades. Saber y poder utilizar las distintas funcionalidades de las redes, los medios digitales y los servicios en línea.

Actitudes Ser consciente del potencial que tienen las tecnologías y los medios digitales para la participación ciudadana. Tener una comprensión crítica de los medios sociales de comunicación y difusión digitales, redes y comunidades en línea.

Implicarse en los medios sociales de comunicación y difusión digitales, redes y comunidades en línea. Actividades de aplicación Acceder de forma activa a los diferentes servicios en línea que las administraciones ponen a nuestra disposición, y utilizar redes sociales con fines educativos.

Recursos Ha ocurrido un error, probablemente el feed esté caído. Inténtalo de nuevo más tarde. En cuanto a contenido, el resultado fue que los hábitos que se identifican como prioritarios por conseguir transformar el sistema alimentario son el de incrementar el consumo de fruta y hortalizas frescas, reducir el despilfarro alimenticio y reducir el consumo de procesados.

Realmente no esperábamos grandes aportaciones en el ámbito técnico, ya que partíamos de una propuesta muy trabajada con organizaciones representativas del sector. Se pudieron recoger un total de respuestas de la encuesta y 30 aportaciones de los debates virtuales de la plataforma Decidim.

Con el fin de hacer el seguimiento de la Estrategia hemos creado un espacio de gobernanza que ya está activado. En este caso se trata de un órgano de participación formal donde participan las organizaciones representativas del sector y de la sociedad civil.

Sin embargo, la colaboración entre la ciudadanía y la administración local no acaba aquí. Con la ciudadanía abriremos nuevos espacios de participación presenciales y virtuales puntuales y específicos más adelante. Actualmente y a través de la plataforma Decidim se están llevando a término otros procesos participativos telemáticos con el fin de recoger las necesidades y demandas del vecindario de los diferentes distritos de la ciudad.

Entre los muchos procesos activos hay el de la Reurbanización de los interiores de isla de la Guineueta , el proceso que definirá los futuros usos del Taller Masriera del Eixample o la recuperación de los Jardines de la Font del Carbó del barrio de La Salut.

Pasar al contenido principal. Inicio Últimas noticias La participación en línea, una realidad consolidada La participación en línea, una realidad consolidada. La participación digital no se detiene Actualmente y a través de la plataforma Decidim se están llevando a término otros procesos participativos telemáticos con el fin de recoger las necesidades y demandas del vecindario de los diferentes distritos de la ciudad.

Más información Procés participatiu Estratègia Alimentació Sostenible Barcelona

Participación ciudadana en línea – ETHAZI Gunea

El Facebook se constituye como la herramienta tecnológica por excelencia al regular la vida virtual del estudiante, pero que se restringe a un círculo típicamente cerrado de amigos en donde el pre-requisito es conocerlo físicamente.

Se mantiene poca apertura a incluir a nuevos miembros en sus redes que no se tenga contacto previo. Por tanto, se tiene una clara conciencia de evitar aceptar en sus redes a personas nuevas que intenten contactarlos.

En relación con la gestión de la privacidad, el mundo de los universitarios gira entorno a las redes sociales como Facebook. Sostienen que les preocupa mucho mantener un ámbito privado con respecto a lo que publican, circunscrito a solo sus amigos en el Facebook.

Sin embargo, algunos manifestaron ser más relajados en su seguridad en otras redes como: Instagram o Twitter Torres-Gastelú, Angulo-Armenta, Lagunes-Domínguez y Soto-Ortiz, En términos generales, los entrevistados se sienten confiados en el medio virtual en el que se desarrollan, en parte porque involucran a sus redes a personas que conocen físicamente y eso les da un cierto grado de confianza y seguridad.

De ahí que la participación en línea de los estudiantes universitarios se limita a las redes de amigos y frecuentemente se manifiesta a través de memes o alusiones festivas, chistosas o incluso en tono de burla sobre el suceso ocurrido. A partir de ello, se mantiene una constante vigilancia en torno a los esquemas de seguridad en los sitios virtuales donde se interactúa para tener la certeza de quienes son los que tienen acceso a lo que publican.

Porque a mí sí me da algo de temor que lleguen a tomar represalias por simplemente dar mi punto de vista, entonces procuro no hacerlo. Aunque cabe destacar que este proceso de madurez en la navegación en las redes sociales se da como un producto de la experiencia a través del paso del tiempo.

Algunos estudiantes les toma años comprender lo riesgoso que es estar expuesto en el mundo virtual. En este sentido, parece que aún les queda camino por recorrer en cuanto al nivel de madurez sugerido para desempeñarse como ciudadanos digitales, en virtud de que no les queda claro a todos, el posible daño que les cause lo que publiquen en Internet.

O bien lo intuyen pero les toma tiempo asimilarlo y aún más incorporar buenos hábitos en su quehacer diario. Las manifestaciones de sus opiniones como ciudadanos digitales son escasas. Vinculan su rol casi exclusivamente en términos de sus redes sociales y en un ambiente relajado, poco crítico y sin afán de hacer alguna contribución a la sociedad.

Se visualiza su participación en línea como una extensión de su vida social en sus círculos inmediatos, pero no se alcanza a vislumbrar el potencial de su voz en el ámbito virtual.

Esta apreciación coincide con la detectada en el estudio de Cano-Correa et al. El mecanismo de participación imperante en los entrevistados se caracteriza por compartir publicaciones previas a sus contactos, y no tanto por manifestar sus opiniones, por lo que se presentan características de consumidores de información y no tanto de productores de información.

De ahí que se pueda deducir que el nivel de participación queda expresado como espectador, ya que les gusta saber qué ocurre en la sociedad, pero mantienen discreción respecto a sus opiniones y los medios que ocupan.

Resultados similares fueron encontrados por Cano-Correa et al. Tienen dificultad para visualizar el potencial de su participación como ciudadanos digitales, su actuación se circunscribe al entretenimiento, al ocio y a la socialización Torres-. Gastelú y Moreno-Coatzozón, ; López, En este sentido, algunos estudiantes manifestaron que este tipo de actuación tiene que ver con un sentido de protección personal de su imagen digital.

A pesar de ello, reconocen que la activa participación en línea es enriquecedora porque les permite construirse un mejor criterio sobre una temática. Se convierte en una oportunidad de reflexionar sobre su forma de pensar y frecuentemente a través de estas interacciones se transforma en nuevas concepciones que conforman una perspectiva diferente generando una visión más completa sobre la temática en cuestión.

La tercera dimensión sobre la participación en asuntos públicos a través de internet plantea aspectos sobre las experiencias previas de los estudiantes universitarios en el apoyo a iniciativas solidarias en línea, su posición frente a demandas o peticiones en línea, así como su interés en participaciones en línea sobre temas políticos.

porque pues finalmente yo creo que tienes que tomar los datos necesarios, y no tanto si te cae bien o no… lo relevante es qué es lo que va hacer …" Liliana - Estudiante de Administración.

En esta categoría el único aspecto en el que los estudiantes manifestaron una actitud positiva se relaciona con el apoyo a iniciativas solidarias mediante su firma digital: "… si he compartido mi opinión por ejemplo cuando se trata de debatir algunas reformas de la reforma energética y demás, incluso firmé ahí algunas iniciativas de change.

org, aunque no estoy seguro si sirve de algo. Sin embargo, creo que es una forma de expresar mi ciudadanía digital …" Ali - Estudiante de Administración. Esta evidencia es acorde con los hallazgos del estudio realizado por López a estudiantes de la misma Universidad Veracruzana, pero en la región de Xalapa, en términos de la disposición que manifestaron los encuestados para participar activamente tanto en las redes sociales como en sitios o páginas que albergan iniciativas virtuales.

Es posible que su disponibilidad está asociada a que dicha participación no requiere necesariamente la presencia física en un determinado momento y que puede concretarse mediante un clic, un comentario o una firma en páginas diseñadas para tal efecto como change.

org , las cuales ofrecen posibilidades de solidarizarse o cooperar con ciertos temas que los convocan. Aunque también se encontraron evidencias de que se favorecen las participaciones altruistas que buscan mejorar deficiencias en el entorno cuando viven las carencias y buscan expresarse o bien participar en movimientos para mejorar la situación local.

Esta evidencia coincide con los hallazgos de Delgado-Salazar y Arias-Herrera , p. En este mismo orden de ideas, los hallazgos de López indican que algunos de los jóvenes que participaron en este estudio hicieron hincapié en que no les gusta abordar temas de índole social en las redes sociales, debido que no les parece el espacio más indicado para hacerlo, y que muchas veces la información que ahí encuentran no es del todo veraz.

Sin embargo, dentro de las temáticas que sí les interesa abordar en las redes sociales digitales están los problemas ambientales, violencia infantil, y en general sobre los problemas actuales de la sociedad.

La actuación de los entrevistados sobre demandas o peticiones adopta posturas de interés personal, y no tanto por atender cuestiones comunitarias, quedando evidente una personalidad individualista en su actuar digital. En relación con la interacción con organizaciones, identifican contactarse a través de las páginas de las empresas para expresar sus quejas y sugerencias.

Aunque realmente son pocos los que lo hacen. Posiblemente, esto se deba a una cantidad relativamente limitada de sitios en línea a los que parecen acceder de manera cotidiana los estudiantes de esta universidad Crovi, Por otra parte, la participación en línea en intereses políticos es limitada, en parte para evitar conflictos o discusiones en línea.

Se evidencia un alto sentido de discreción en asuntos públicos, en parte propiciado por el miedo a represalias o bien para mantener una situación armoniosa en la interactividad virtual.

En términos generales, los estudiantes universitarios mantienen una cierta reserva hacia la participación en línea como ciudadano digital, en parte debido a la incertidumbre e inseguridad que aqueja a la sociedad mexicana. Diversas evidencias se orientan hacia un uso pasivo, discreto, reservado en su rol como ciudadano digital.

A pesar de ello, los jóvenes acostumbran emitir comentarios preferentemente en sus círculos sociales cercanos, parecen preocuparse por cuidar quienes son los que pertenecen a su círculo social virtual.

En relación con su nivel de involucramiento es aspectos sociales, mostraron interés por los grandes temas y sucesos cotidianos que aquejan al país, pero no participan en sectores abiertos.

Las manifestaciones de las opiniones de los estudiantes como ciudadanos digitales son escasas. Ellos ligan su rol como ciudadanos digitales casi exclusivamente en términos de su participación en sus propias redes sociales en un ambiente relajado, poco crítico y aparentemente sin un deseo de hacer alguna contribución a la sociedad.

Su participación en línea es visualizada como una extensión de su vida social limitada a sus círculos inmediatos de conocidos y amigos, quedando restringida vislumbrar el potencial de su voz en el entorno virtual. El nivel de participación que manifiestan los estudiantes se puede considerar en su mayoría como espectadores.

A ellos les gusta conocer que es lo que ocurre en la sociedad, pero mantienen discreción en cuanto a sus opiniones y los medios que ocupan para expresarlas. Las acciones de los entrevistados en relación con las demandas o peticiones en línea que realizan adoptan una postura orientada hacia el interés personal, y no tanto en atender a temas comunitarios, siendo evidente una personalidad individualista que se refleja en la forma como actúan digitalmente.

Por otra parte, la participación en línea en cuanto a intereses políticos es limitada, en parte para evitar conflictos o discusiones en línea.

Hay evidencia de un alto sentido de discreción en cuanto a temas públicos debido al temor a represalias o bien por el deseo de mantener una situación armoniosa en la interactividad virtual. Los estudiantes identifican que han tenido una evolución en los últimos 3 o 4 años que les ha permitido ser más maduros en las formas en que interactúan socialmente en la virtualidad.

Específicamente acerca de lo que ellos dicen, cómo lo dicen y a quién se lo dicen. En el mismo sentido, parece que han desarrollado un esquema selectivo de depuración referente a cuándo y cómo se manifiestan en Internet. Finalmente, los estudiantes universitarios enfatizan el rol que ha desempeñado la universidad en su proceso de formación, y reconocen el desarrollo de habilidades y conocimientos adquiridos.

Aunque en buena medida se enfocan en la adquisición de competencias tecnológicas relacionadas con un conjunto de herramientas tecnológicas y no tanto a la conformación de un nivel de madurez en su rol como ciudadanos digitales.

Una posible y viable estrategia institucional que ayude a incrementar la influencia que ejerce la universidad en el proceso de formación ético de sus estudiantes con miras a convertirse en ciudadanos digitales puede enfocarse en al menos dos rubros.

En primer término, en fortalecer las competencias técnico-pedagógicas en sus profesores a través del Programa de Fortalecimiento Académico ProFA orientado en incrementar el uso de las TIC con fines escolares y académicos entre los profesores y los estudiantes a través de las redes sociales al constituirse como uno de los vehículos de amplia difusión entre el estudiantado.

Existen evidencias de un uso discreto de las redes sociales con fines académicos en algunos sectores de la universidad López, , sin embargo, a pesar de la directriz institucional hacia un amplio uso de las TIC en el aula, persiste un número significativo de profesores que aún no incorporan a las redes sociales como un recurso de comunicación, ni como un recurso pedagógico en sus asignaturas.

En segundo término, se propone la revisión o creación de programas de estudio específicos que atiendan a la concientización y el desarrollo de actitudes y habilidades en los estudiantes respecto al rol que deben desempeñar como ciudadanos digitales.

Respecto a la revisión de los programas de estudio, es sugerente iniciar con la selección de asignaturas transversales en la mayoría de las licenciaturas como puede ser Fundamentos de Derecho o bien alguna de las experiencias de tronco común en todas las licenciaturas del modelo MEIF de la Universidad Veracruzana, para que incluya tópicos relacionados con los buenos hábitos y acciones de un ciudadano digital.

Por otra parte, es viable para el contexto universitario diseñar como formación electiva una asignatura denominada Formación Cívica Digital que se encargue de desarrollar conciencia, actitudes y habilidades sobre el comportamiento ético tecnológico que debe poseer un individuo para desenvolverse como ciudadanos digitales responsables.

Por tanto, permanece como una tarea pendiente el fortalecimiento de un comportamiento ético para con ello lograr que los estudiantes universitarios se conviertan en ciudadanos digitales responsables. De ahí que el rol que ha desempeñado la universidad requiere ser revisado con objeto de tomar medidas sobre el proceso formativo.

Es meritorio que este proceso formativo luche contra la inequidad social y las diferencias culturales que prevalecen en la sociedad buscando el desarrollo equilibrado de competencias digitales.

De manera particular, se requiere generar estrategias que fortalezcan la alfabetización, no solamente en relación al uso de las TIC, sino también en la formación de la ética que conlleva convertirse en ciudadanos digitales.

Una posible línea futura de investigación sobre las formas de participación en línea de los estudiantes universitarios podría atender a las posibles afectaciones entre los tipos de interacción que realizan con los mecanismos de apropiación para el desarrollo de la competencia de ciudadanía digital vista a través de las construcciones sociales que se desarrollan en el seno de las universidades públicas.

Así como el diseño de planes y programas de estudio en las áreas de formación general que contemplen no solo el desarrollo de una alfabetización tecnológica enraizada en el uso óptimo de las herramientas tecnológicas sino expresada en una alfabetización digital que contemple rasgos para el desarrollo del nivel de madurez en el comportamiento ético tecnológico deseable en nuestros estudiantes universitarios en su rol como futuros ciudadanos digitales.

Investigación subvencionada por CONACYT - Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México. Alanis, José Luis, López, Marisela y Olmedo, Gerardo. Uso e integración curricular de las TICs en la Facultad de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Veracruzana.

Tercer Foro de Investigación Educativa: Construcción colaborativa del conocimiento, Centro de Formación e Innovación Educativa CFIE, del Instituto Politécnico Nacional. Arras, Ana María, Torres, Carlos Arturo y Fierro, Luz Ernestina.

Competencias en TIC y rendimiento académico en las universidades autónoma de Chihuahua y Veracruzana. Diferencias por género. México: Pearson. Arras, Ana María, Torres, Carlos Arturo y García-Valcárcel, Ana. Competencias en Tecnologías de Información y Comunicación TIC en estudiantes universitarios.

Revista Latina de Comunicación Social RLCS , 66 , Arredondo, Víctor. Nuevo modelo educativo para la Universidad Veracruzana. Lineamientos para el nivel licenciatura. pdf [ Links ]. Ballesta, Javier y Guardiola, Plácido. El profesorado ante las nuevas tecnologías y los medios de comunicación.

Enseñanza: anuario interuniversitario de didáctica 19 , Borromeo, César Augusto y Rámirez, Moisés. Uso de redes sociales en docentes de lengua inglesa y pedagogía: ¿Diferencias por disciplina?

Revista Ensayos Pedagógicos , Edición Especial , Bringué, Xavier y Sádaba, Charo. La generación interactiva en Andalucía.

Niños y adolescentes ante las pantallas Colección Fundación Telefónica. Madrid: Foro Generaciones Interactivas. Campos, Eva y Silván, Aitor. Democracia digital. El estado de la cuestión.

En Irene Ramos y Eva Campos Coords. Un análisis exploratorio pp. España: Fundación Ideas. Cano-Correa, Ana María, Quiroz-Velasco, María Teresa y Nájar-Ortega, Rosario.

Jóvenes universitarios en Lima: Política, medios y participación. Comunicar , 53 25 , Casillas, Miguel Ángel y Ramírez-Martinell, Alberto. Génesis de las TIC en la Universidad Veracruzana: Ensayo de periodización. México: Productora de Contenidos Culturales Sagahón Repoll.

Crovi, Delia. Redes Sociales Digitales: Lugar de encuentro, expresión y organización para los jóvenes. México: Ediciones La Biblioteca. Edición de Kindle. Díez-Gutiérrez, Enrique Javier, Fernández-Rodríguez, Eduardo y Anguita-Martínez, Rocío. Hacía una teoría política de la socialización cívica virtual de la adolescencia.

Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado , 71 25,2 , Delgado-Salazar, Ricardo, y Arias-Herrera, Juan Carlos. La acción colectiva de los jóvenes y la construcción de ciudadanía. Revista Argentina de Sociología , 6 11 , Domínguez, Fernando.

Redes sociales digitales y juventud universitaria: Un tema emergente en investigación educativa. Revista Ensayos Pedagógicos , Edición especial , Domínguez, Fernando y López, Rocío. Uso de las redes sociales digitales entre los jóvenes universitarios en México. Hacia la construcción de un estado del conocimiento Revista de Comunicación , 14, Dorantes, Jeysira.

Redes sociales y ciberbullying en la Universidad Veracruzana. Revista Ensayos Pedagógicos , Edición Especial, Ferrés, Joan, Aguaded, Ignacio y García-Matilla, Agustín. La competencia mediática de la ciudanía española: dificultades y retos.

Icono 14 , 10 3 , Doi García-Valcárcel, Ana y Arras, Ana. Competencias en TIC y rendimiento académico en la universidad. Gavilan, Diana, Martínez-Navarro, Gema y Fernández-Lores, Susana. Universitarios y redes sociales informativas: Escépticos totales, moderados duales o pro-digitales.

Comunicar , 25 53 , Gisbert, Mercé y Esteve, Francesc. Digital Leaners: la competencia digital de los estudiantes universitarios. La Cuestión Universitaria , 7 , Gómez, José Alberto. Redes sociales y comunicación en Internet. Medio ambiente y participación ciudadana en México Tesis de doctorado.

Departamento de Ciencias de la Comunicación. Universidad de Santiago de Compostela, España. Granados-Romero, John, López-Fernández, Raúl, Avello, Raidell, Luna-Álvarez, Diego, Luna-Álvarez, Enrique, y Luna-Álvarez, Walter.

Las tecnologías de la información y las comunicaciones, las del aprendizaje y del conocimiento y las tecnologías para el empoderamiento y la participación como instrumentos de apoyo al docente de la universidad del siglo XXI.

Medisur , 12 1 , Ibañez, Jesús. El regreso del sujeto: la investigación social de segundo orden. España: Siglo XXI Editores. Islas, Octavio y Arribas, Amaia.

Comprender las redes sociales como ambientes mediáticos. En Alejandro Piscitelli, Iván Adaime, e Inés Binder Coords. Sistemas operativos sociales y entornos abiertos de aprendizaje pp. Livingstone, Sonia, Haddon, Leslie y Görzig, Anke.

Children, risk and safety on the Internet: Research and policy challenges in comparative perspective.

Great Britain: The Policy Press. López, Rocío y Alarcón, Esmeralda. Jóvenes estudiantes de la Universidad Veracruzana interactuando en red: ¿Diferencias por género?

López, Rocío y Anaya, Roberto. Estudiantes universitarios interactuando en red: ¿nuevos escenarios de interacción, expresión y participación ciudadana?

Revista Interamericana de Educación de Adultos , 38 1 , López, Rocío. Jóvenes estudiantes de la Universidad Veracruzana interactuando en red. En Delia Crovi Coord. Marini, Verónica, Jácome, Nancy y López, Rocío. Uso de redes sociales digitales entre estudiantado universitario: Comunicación, socialización y colaboración.

Martínez, Karla Paola y Ramírez, Alberto. Redes sociales en educación superior: Transformaciones tecnológicas de socialización y de colaboración entre estudiantado universitario. Martínez, Raciel D. Redes sociales y comunicación universitaria: los desafíos de la Universidad Veracruzana en la época de Internet.

Morales, Ana Teresa, Olguín, Pablo Alejandro y Ramírez, Alberto. Comparativa disciplinar de la comunicación y colaboración del profesorado universitario a través de las TIC. Mossberger, Karen, Tolbert, Caroline J. Digital citizenship: The Internet, society, and participation.

Cambridge, MA: MIT Press. Ohme, Jakob, Albaek, Erik y de Vreese, Claes H. Exposure Research Going Mobile: A Smartphone-Based Measurement of Media Exposure to Political Information in a Convergent Media Environment.

Communication Methods and Measures , 10 , Ramírez-Martinell, Alberto y Casillas, Miguel Ángel. Háblame de TIC Volumen 2: Internet en Educación Superior. Argentina: Brujas-Social TIC. Ribble, Mike S. y Ross, Tweed W. Digital Citizenship: Addressing Appropriate Technology Behavior.

Saorín, Tomás y Gómez-Hernández, José Antonio. Alfabetizar en tecnologías sociales para la vida diaria y el empoderamiento. Anuario ThinkEPI , 8, Torres-Gastelú, Carlos Arturo, Angulo-Armenta, Joel, Lagunes-Domínguez, Agustín y SotoOrtiz, José Luis.

Vestiges of a Digital Citizenship in Students of a Mexican University. The Turkish Online Journal of Educational Technology , Special Issue , Torres-Gastelú, Carlos Arturo y Moreno-Coatzozón, Gustavo.

Inclusión de las TIC en los escenarios de aprendizaje universitario: Diferencias a nivel centro y género.

Apertura Revista de Innovación Educativa , 5 1 , Torres-Gastelú, Carlos Arturo y Valencia-Avilés, Luis Alfredo. Uso de las TIC e Internet dentro y fuera del aula en alumnos del sexto grado de primarias públicas en Veracruz.

Torres-Gastelú, Carlos Arturo y Arras-Vota, Ana María. Percepción de estudiantes de educación superior sobre sus competencias en las TIC entre los colectivos de estudiantes de licenciaturas afín de sistemas en las universidades Autónoma de Chihuahua y Veracruzana.

Apertura Revista de Innovación Educativa , 3 2 , Universidad Veracruzana, Secretaría de la Rectoría, Dirección de Planeamiento Institucional. Universidad Veracruzana. Cuarto informe de labores Valerio-Ureña, Gabriel y Valenzuela-González, Ricardo.

Redes sociales y estudiantes universitarios: del nativo digital al informívoro saludable. Distinguimos entre audio, audio e imagen y texto:. Las herramientas de gestión de proyectos permiten un trabajo colaborativo y deliberativo; son un potente recurso que puede adaptarse con facilidad a diversas necesidades y objetivos.

Herramientas funcionales para la comunicación y organización externa de manera individual, grupal y colectiva. Permiten, de forma eficaz y rápida, la difusión de información y conocimiento generado.

Aplicaciones para facilitar la participación de todas las personas en procesos colectivos. Permiten compartir proyectos y textos, hacer mapas mentales, unir acuerdos y desacuerdos, conciliar propuestas o posiciones, etc. Aplicaciones con mapas territoriales que permiten indicar una ubicación, señalizar una acción o actividad, rutas, marcar distancias, geolocalizar puntos geográficos, lugares de interés, datos históricos de una zona determinada, a partir de datos cartográficos online disponibles.

Utilizan la participación colaborativa para su elaboración. Herramientas que permiten almacenar, organizar, mantener y difundir información digital. Habitualmente archivos que pueden contener metodologías participativas.

Trabaja en Andaira. Síguenos en. Aviso legal Política de privacidad Política de Cookies. Servicios Investigación social aplicada Evaluación Formación Intervención social y educativa Consultoría. No permite llamadas desde el ordenador.

Licencia: Software propietario. Licencia: Software libre. Es posible realizar videollamadas con hasta 15 personas en ordenador y 10 personas desde móvil.

Las conversaciones realizadas se archivan en la nube permitiendo con esto sincronizarlas entre diferentes dispositivos. Durante las conversaciones se pueden enviar y compartir archivos. La versión gratuita limita el tiempo de las videoconferencias grupales, mientras que la versión de pago permite generar grupos pequeños de trabajo colaborativo.

Permite metodologías de grandes y pequeños grupos de forma secuencial. Permite realizar videoconferencias, ponencias y workshops mediante la función de compartir pantalla, así como la realización en tiempo real de encuestas entre un gran número de participantes, haciendo los resultados visibles de forma inmediata.

Permite adjuntar fotos, videos, archivos, audios, enlaces, contactos y ubicación. Inicialmente de telefonía móvil, es posible descargar en ordenador. Permite adjuntar fotos, videos, archivos, audios, enlaces, contactos, videomensajes y ubicación.

Comunicación en equipo con chats, áreas de trabajo temático, carpetas, etc. También obtiene colaboración en tiempo real con las aplicaciones de Office para web: Word, Excel, PowerPoint y OneNote.

Software propietario. La plantilla puede adaptarse y complejizarse de acuerdo a las necesidades.

Atajos de barcelona.cat

Fomentar que la comunidad educativa sea consciente del potencial de la tecnología para la participación ciudadana mediante el desarrollo de proyectos y actividades en red. Conocimiento Saber que la tecnología se puede utilizar para la participación en acciones democráticas.

Conocer cómo las tecnologías y los medios de comunicación pueden facilitar diferentes formas de participación ciudadana. Habilidades Ser capaz de acceder a una serie de redes y comunidades específicas para distintos propósitos.

Ser capaz de encontrar comunidades, redes y medios sociales pertinentes, que correspondan a sus intereses y necesidades. Las herramientas de gestión de proyectos permiten un trabajo colaborativo y deliberativo; son un potente recurso que puede adaptarse con facilidad a diversas necesidades y objetivos.

Herramientas funcionales para la comunicación y organización externa de manera individual, grupal y colectiva. Permiten, de forma eficaz y rápida, la difusión de información y conocimiento generado. Aplicaciones para facilitar la participación de todas las personas en procesos colectivos.

Permiten compartir proyectos y textos, hacer mapas mentales, unir acuerdos y desacuerdos, conciliar propuestas o posiciones, etc. Aplicaciones con mapas territoriales que permiten indicar una ubicación, señalizar una acción o actividad, rutas, marcar distancias, geolocalizar puntos geográficos, lugares de interés, datos históricos de una zona determinada, a partir de datos cartográficos online disponibles.

Utilizan la participación colaborativa para su elaboración. Herramientas que permiten almacenar, organizar, mantener y difundir información digital. Habitualmente archivos que pueden contener metodologías participativas.

Trabaja en Andaira. Síguenos en. Aviso legal Política de privacidad Política de Cookies. Servicios Investigación social aplicada Evaluación Formación Intervención social y educativa Consultoría. No permite llamadas desde el ordenador.

Licencia: Software propietario. Licencia: Software libre. Es posible realizar videollamadas con hasta 15 personas en ordenador y 10 personas desde móvil.

Las conversaciones realizadas se archivan en la nube permitiendo con esto sincronizarlas entre diferentes dispositivos. Durante las conversaciones se pueden enviar y compartir archivos. La versión gratuita limita el tiempo de las videoconferencias grupales, mientras que la versión de pago permite generar grupos pequeños de trabajo colaborativo.

COM es el espacio donde los usuarios podrán participar de una actividad ya habilitada por el creador de esta a través de un código. Dentro de las funciones de esta herramienta está también la opción de crear presentaciones, pero sus funcionalidades estrella son las actividades de:.

Encuestas en vivo. Nube de palabras. Preguntas y respuestas. Con la nube de palabras, por ejemplo, los participantes de la sesión pueden ingresar las palabras que los representen de acuerdo a la pregunta preparada y dirigida por el expositor a. Lo interesante es que esta actividad y las otras, se van proyectando en tiempo real, a medida que los participantes interactúan.

Si te gustan las lluvias de ideas con post-its, plumones y destacadores, MIRO será la opción perfecta para ti. La mejor manera de sacarle partido a MIRO es precisamente que tu pizarra sea una pizarra colaborativa.

Puedes conducir una sesión completa de trabajo con audiencias de todos los tamaños si logras preparar y conducir apropiadamente una actividad.

Video

Activiadades que fomenten la participación en línea Formas Participcaión participación en Participación en línea en estudiantes de la Participación en línea de Administración de la ¡Bote acumulado! Veracruzana en Dn. Forms of Online Participation Paritcipación Students of the Faculty of Particcipación of the Veracruzana University in Mexico. Carlos Arturo Torres Gastelú 1. Doctor en Ciencias de la Administración UNAMcon Maestría en Ciencias de la Computación, y Licenciatura en Informática. Dirección electrónica: ctorres uv. La ciudadanía digital está relacionada con la habilidad de los individuos para participar en la sociedad en línea de manera ética y responsable. Participación en línea

Author: Fejar

3 thoughts on “Participación en línea

  1. Ich meine, dass Sie nicht recht sind. Ich kann die Position verteidigen. Schreiben Sie mir in PM, wir werden besprechen.

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com